Otras pruebas de fertilidad en el hombre

  • ANALISIS HORMONAL

Unos valores alterados en el seminograma pueden estar relacionados con la producción de los espermatozoides o espermatogénesis que tiene lugar en el testículo, gracias a la acción de hormonas sexuales como la testosterona, la FSH (hormona folículo estimulante), la LH (hormona luteinizante) o la prolactina.

Por lo tanto, unos valores anormales de estas hormonas pueden alterar la espermatogénesis y, por tanto, la cantidad y calidad de los espermatozoides. Los valores óptimos para los hombres son los siguientes:

  • ESTUDIO DE FRAGMENTACIÓN DEL ADN ESPERMÁTICO

En cualquier etapa del proceso de la espermatogénesis se puede producir un daño en el ADN espermático, éste es un fenómeno multifactorial. Algunos factores que pueden producir daño irreversible en el ADN del gameto masculino, pueden ocurrir durante la producción o el transporte de las células o bien por causas externas que pueden provocar o potenciar los efectos anteriores, como pueden ser las condiciones ambientales tales como la contaminación, el tabaquismo, la temperatura testicular elevada o patologías como la criptorquidia (descenso incompleto de uno o ambos testículos a través del canal inguinal hacia el escroto), varicocele (dilatación de las venas del cordón espermático que drenan los testículos), procesos inflamatorios o infección del tracto genital, cáncer, episodios febriles y estrés, entre otras. A pesar de tener esta patología, el seminograma puede estar correcto, por ello es importante este estudio en caso de no concebir.

Fragmentación:

  • <15%, normal
  • 15-30% elevada
  • >30% patológica (técnicas de reproducción asistida).

  • ESPERMOCULTIVO O CULTIVO DE SEMEN

Esta prueba se realizará cuando los valores de leucocitos superen 1 millón/mL. Se trata de un estudio bacteriológico, para detectar la presencia de microorganismos, que pueden desencadenar infecciones que causan obstrucción, daño celular, daño testicular, epididimitis (hinchazón o inflamación del epidídimo, conducto que conecta el testículo con los vasos deferentes cuyas causas principales son la infección por gonorrea y clamidia), orquitis (inflamación de uno o de ambos testículos cuya principal causa es una infección bacteriana), sangre en el esperma o cambio de olor y/o color en el semen.

  • PRUEBA HIPOOSMÓTICA

La prueba hipoosmótica (Hypoosmotic swelling test) permite evaluar la funcionalidad de la membrana plasmática de los espermatozoides. Se ha observado que una muestra de espermatozoides en un medio hipotónico (bajo en sales) ocasiona un desequilibrio osmótico entre el medio extracelular y el intracelular, situación que el espermatozoide trata de equilibrar difundiendo agua al compartimento intracelular y, como consecuencia, la célula aumenta su volumen. Dicho de otra manera, el medio que rodea al espermatozoide tiene menos sal que el propio espermatozoide, e intentará equilibrar esa diferencia permitiendo la entrada del agua en él, y por tanto aumentando su volumen, si esto no ocurre, será indicativo de problemas en la membrana lo que causará dificultades en la fecundación al no ser espermatozoides funcionales.

  • FISH DE ESPERMATOZOIDES

La FISH (Fluorescence in situ Hybridization, Hibridación In situ Fluorescente) en espermatozoides es una técnica que permite caracterizar parte del material genético de éstos, para saber cuántas copias de un cromosoma hay en cada espermatozoide y calcular el porcentaje de los mismos que están cromosómicamente alterados. Un semen con un porcentaje elevado de espermatozoides cromosómicamente alterados, tras fecundar los ovocitos dará lugar a un mayor número de embriones cromosómicamente anormales. En la mayoría de los casos estos embriones o no implantan o dan lugar a un aborto o un pequeño porcentaje dará lugar a niños nacidos con algún tipo de patología.

Por lo tanto es muy importante para aportar información sobre la calidad del semen del varón.

Los cromosomas que suelen analizarse son el 13, 18, 21, X e Y. Esto se conoce con el nombre de FISH de 5 sondas. Sin embargo, este estudio se puede realizar en otros cromosomas. Un resultado malo o anómalo, se obtendrá del análisis de entre 100-2000 espermatozoides con alta incidencia en las alteraciones cromosómicas comparándolo con un semen fértil.

  • BIOPSIA TESTICULAR

Esta técnica se hará principalmente en varones que presente azoospermia (ausencia de espermatozoides en el semen eyaculado). Se trata de la extracción de pequeños fragmentos de tejido de los testículos, en un proceso de cirugía, para observar si existe la producción de espermatozoides. Para ello diferenciará entre dos tipos de azoospermia:

  • Obstructiva: hay producción de espermatozoides, pero los conductos seminales hacia el exterior están obstruidos.
  • Secretora: No hay producción de espermatozoides.

Empezando el camino…

Como muchas parejas, llegó un día en el que nos vimos preparados para dar el siguiente paso en nuestra relación, queríamos ser papás. Como nos pasa a todos, pensábamos que simplemente era intentarlo, éramos dos adultos sanos, y hasta la fecha no habíamos tenido ningún problema.

Los meses sin resultados se van amontonando en el calendario, yo, había estado tomando la píldora durante muchos años, hasta que tomé la decisión de querer ser mamá, y hasta entonces, lógicamente no había notado nada extraño en mis periodos, hasta ese momento, en el que dejé a mi cuerpo regularse a el solo, y empecé a observar que ya nada era igual, me notaba extraña…y ahí empezó todo.

Estaba sentada en la sala de espera de ginecología, para mí era una cita importante, necesitaba saber si algo no iba bien, yo no me sentía bien. El ginecólogo después de hacerme una ecografía me dijo, “todo esta bien, eres una mujer sana, simplemente tienes ovario poliquístico, esta todo en tu mente, toma ovusitol D para mejorar la calidad de tus ovocitos y relájate”.

Durante seis largos meses, estuve en tratamiento con el ovusitol, pero no había resultados, no solo a  la ansiedad por no conseguir nuestro objetivo, se sumaba que yo cada vez me encontraba peor, notaba el vientre cada vez más inflamado, las reglas se retrasaban y se volvió irregular el sangrado, a veces tenía un manchado marrón oscuro fuera de las reglas, y aunque intentaba pensar que me habían dicho que todo iba bien, mi cabeza a veces se nublaba.

A esta situación se sumaba que estaba pasando por un momento de mas estrés, hasta que me agoté, de tal manera sufrí un ataque de ansiedad en el trabajo.

Decidí cambiar de aires, y disfruté de un fin de semana rodeada de amigos que me animaron a comenzar un tratamiento de kinesiología, curando cosas del pasado, que estaban conectadas a mi sistema reproductor.

A las semanas un intenso dolor se apoderó de mi, se iniciaba a la altura de mi ovario izquierdo, y bajaba por la pierna, fue agudizando… e incapacitándome, creí que podría seguir trabajando y aguantar, hasta que mi pareja decidió que debíamos ir a urgencias, y ahí empezó todo….

Primera eco en urgencias, “te tienes que quedar ingresada”, “seguramente te operaremos de urgencia”. Pasé el fin de semana ingresada, el equipo de ginecología tenía que decidir que hacer conmigo. Llegó el lunes, y vuelven a explorarme, aun recuerdo sus caras, hablando entre ellos sin decirme nada, y aun recuerdo ese sentimiento de incertidumbre mientras hablaban de marcadores tumorales y de pruebas a realizar. Deciden programarme un cirugía dentro de un mes, mientras, observarían como evoluciono. Tengo un quiste muy grande en el ovario que es el causante a priori, de todos mis dolores.

Al mes entro en quirófano, se suponía que era coser y cantar, te quitamos el quiste y te olvidas. Abro los ojos, mi marido me agarraba la mano, mi cuñada enfermera a un lado, una amiga mía médico, y el cirujano que realizó la operación, “no hemos podido hacer nada, el quiste estaba rodeado de tejido endometrial, muy pegado a intestino, tienes endometriosis severa”, en ese momento conocí por fin mi enfermedad y el motivo por el cual hasta la fecha, no había conseguido un embarazo….

Seminograma

El análisis del semen es el primer paso para evaluar el potencial reproductivo masculino, siendo el examen diagnóstico mas importante y sencillo para iniciar el estudio de la fertilidad masculina. Este análisis se denomina seminograma, espermiograma o espermograma. En él se evaluarán dos tipos de características:

MACROSCÓPICAS:

Son las primeras en analizarse, obteniendo las características más básicas. Deben realizarse entre los 30 minutos y una hora tras la obtención de la muestra. Dentro de este apartado analizaremos:

  • Licuefacción: tras 30 minutos de reposo de la muestra de semen a temperatura ambiente, éste debe volverse menos compacto, si no ocurriese seria indicativo de alguna patología.

 

  • Volumen: se analiza la cantidad de semen expulsado durante la eyaculación. Según la OMS un volumen normal sería de mínimo 1.5mL. Si el volumen es menor se denomina HIPOSPERMIA y puede indicar valores de testosterona baja, y si no se eyacula semen, ASPERMIA, puede ser indicativo de diabetes o lesión medular.

 

  • Viscosidad: en este parámetro hay dos opciones, pipetear el semen y formarse pequeñas gotitas, considerado normal, o si tiene elevada viscosidad al pipetearlo pueden formarse pequeños hilos, que se deberán romper para permitir una libre circulación de los espermatozoides.

 

  • pH: según la OMS el pH adecuado debe estar entre 7.2 y 8.1, valores levemente básicos. Una variación en el pH puede indicarnos la presencia de una infección o alguna alteración en la producción del líquido seminal.

 

  • Apariencia, color y olor:

 

MICROSCÓPICAS:

A este nivel se evaluará:

  • Movilidad o motilidad espermática: en ella se analizará la capacidad de movimiento de los espermatozoides. Habrá varios tipos de movilidad:

Según la OMS, debe existir al menos un 40% de movilidad (del tipo que sea) en el total de la muestra, y al menos un 32% de movilidad progresiva de la misma.

 

  • Morfología: En este análisis se evalúa la forma de la cabeza, pieza media o cuello y cola del espermatozoide, para verificar cualquier anomalía. Según la OMS, al menos un 4% debe presentar una morfología normal para ser una muestra adecuada.

 

 

  • Vitalidad: Esta prueba se realiza mediante una tinción, para poder observar la cantidad de espermatozoides vivos. Se considera un parámetro relevante y que se aplica cuando se observan muchos espermatozoides inmóviles para verificar si están vivos o muertos. Según la OMS debe haber al menos un 58% de espermatozoides vivos.

 

  • Concentración de espermatozoides: Se considera el parámetro más importante de disfunción testicular, que permite medir la capacidad de los testículos para producir espermatozoides y posterior transporte hasta el exterior. Según la OMS la concentración debe ser de 15 millones por mL, y de 39 millones por mL totales eyaculados. Las tres complicaciones más básicas en este punto son:
      • Oligozoospermia u oligospermia (< 15 millones / mL).
      • Criptozoospermia (< 100.000 /mL).
      • Azoospermia (ningún espermatozoide).

 

  • Recuento de células diferentes a los espermatozoides: en una muestra pueden aparecer diferentes células, como leucocitos (si están elevados puede ser indicativo de infección) o células epiteliales por descamación de la piel.

 

¿Cómo tomar la muestra?

Se tomará mediante masturbación, sin coitus interruptus ni preservativos. Se debe guardar una abstinencia sexual de entre 2-4 días, y recoger la muestra en un vaso estéril. Se deberá mantener las máximas condiciones higiénicas para no alterar la muestra, intentando recolectar toda la cantidad de eyaculación. La toma de muestra se podrá realizar en la clínica, lo más aconsejado, o bien en casa, en este caso se mantendrá la misma a una temperatura de 36-37º (temperatura corporal), y se entregará en la clínica en un tiempo inferior a una hora.

Para, descansa, desconecta…

Ese sentimiento, el pensar que nunca lo iba a conseguir, los silencios, ¿en qué piensas?, le preguntaba él, “en nada”, solía contestar, ¿para qué explicar lo que no podía quitarse de la cabeza?, ¿para qué?, si eso, solo traía tristeza en su casa, bastante triste ya estaba ella.

Llegó la consulta tras beta en el hospital La Paz de Madrid, obviamente ella sabía que no estaba embarazada, aun así, tenía que pasar por el trámite, sin perder la esperanza en un nuevo tratamiento. Otra vez, sentada en esa sala de espera, mirando el cartel de “esterilidad” y mujeres embarazadas pasando consulta en la sala de al lado, otra vez esa impotencia, y otra vez todas las preguntas, sobre todo una, ¿por qué yo no?.

Recuerda la alegría con la que salía una pareja, su cara de felicidad, al entrar a la consulta, todavía estaba la imagen en el ecógrafo de un embarazo gemelar, la tristeza le invadió aún más, le dolía el pecho, le costaba respirar…

Se sentó en la silla, enfrente de la doctora Lobo, la cual estaba atenta mirando los informes del ordenador, levantó su mirada de la mesa y la dijo:

  • “El análisis de la beta ha salido negativo, supongo que ya lo sabías”.
  • Si, empecé a sangrar hace tres días.
  • Después de valorar tu caso, no vamos a realizarte ningún tratamiento más. Creemos que tu única opción en tu caso es la ovodonación, porque tu reserva ovárica es tan pequeña que no vas a responder a la medicación, como ya hemos visto. El problema es que en eso no podemos ayudarte, ya que no lo cubre la seguridad social, pero en el momento que te quedes embarazada, como será gemelar y son de riesgo, estaremos encantadas de atenderte. Te mandaremos el informe por correo postal…

No pudo gesticular palabra, se quedó en silencio, mientras él, le cogía de la mano, y salieron de la consulta.

Recuerda el viaje de vuelta a casa, no paró de llorar, un trocito de su corazón se paró para siempre.

Al día siguiente, empezó a buscar clínicas de fertilidad en Madrid, nunca pensó que algo que debería ser tan sencillo, sería tan difícil. Empecemos por las que cubre la consulta el seguro privado, dejaremos las otras para más adelante, por lo menos, para saber que opinan…

Paralelamente, la doctora Li, tras explicarle todo lo que había sucedido le pidió una cosa, “no inicies tratamiento en ninguna clínica aún, descansa un par de meses sin tratamiento y deja que yo te trate, estarán las navidades de por medio y necesitas desconectar, dame dos meses y si no te has quedado embarazada, empiezas”, le hizo caso, pero realmente le sonó a chiste. ¿Qué podía hacer ella, si la medicina tradicional le había desahuciado con tan solo 33 años?, ¿se podía permitir perder más tiempo?… algo en su interior le dijo que debía esperar…

Primera cita en la consulta de una clínica famosa en Madrid, era un chalet en medio de una zona residencial de clase alta, por dentro bastante antiguo, pero es cierto que las opiniones en internet eran buenas.

Entraron en la consulta, un sitio con poca luz, y poco acogedora, el médico que les recibió la pidió que pasase al ecógrafo para ver de que partían, le entregó los informes y analíticas, y le contaron todo por lo que había pasado.

Tras leerse todo: “Si en La Paz te han dicho que sólo puedes optar a ovodonación, yo estoy totalmente de acuerdo, de hecho, no es tan malo, tus óvulos son de mala calidad, y puedes tener problemas, total, te busco una donante parecida a ti, con diez años menos, morenita, de pelo rizado y ojos verdes, y nadie va a saber que no son tus óvulos, total, él va a seguir siendo el padre”.

Tras ese análisis de situación por parte del “profesional” que les había atendido, otra vez más no pudo articular palabra, en ningún momento la ovodonación le suponía ningún problema como pareja, de hecho, si esa era la única opción, no había problema, el problema fue el enfoque que le dio, ensuciar algo tan bonito… desde ese día, hizo todo lo posible para no tener que recurrir a esa técnica, de hecho, elegiría únicamente la clínica que les diese alguna esperanza…

Gonadotropinas

Como ya comentamos en el post anterior (GnRH), hay diferentes tratamientos para conseguir una estimulación ovárica, en él hablamos de un tipo de tratamientos, y ahora le toca el turno a las Gonadotropinas, hormonas liberadas por la GnRH, cuya administración en los pacientes será en función de lo que se quiera conseguir.

Estas hormonas son:

  • Hormona folículo estimulante (FSH):

Su liberación está aumentada en la primera mitad del ciclo menstrual, ya que se encarga de estimular el crecimiento de los folículos en el ovario, por lo tanto se administrara con el fin de aumentar el número de folículos en crecimiento y estimular su desarrollo, permitiendo obtener varios óvulos maduros. Los fármacos con esta hormona son:

Gonal-f® y Puregon®: hormona obtenida a partir de células de ovario de hámster chino por ingeniería genética, por ellos, presentan un alto grado de purificación. Su presentación es en forma inyectable para el Puregon® y en pluma precargada para el Gonal-f®.

 

  • Hormona Luteinizante (LH):

 

Esta hormona genera un pico elevado, cuando el folículo pre-ovulatorio está listo para madurar,  tras el cual se desencadena en el ovario la liberación del ovocito, liberándose el óvulo a las Trompas de Falopio (ovulación), por lo tanto su fin es reproducir al máximo las condiciones óptimas que se dan para cuando se ovula de forma natural. Los fármacos con esta hormona son:

Luveris® y Pergoveris®: Se trata de una LH recombinante obtenida por ingeniería genética. Su presentación es en forma de inyectables.

 

  • Combinado de Hormona Luteinizante (HL) y Hormona Foliculo Estimulante (FSH)

 

Menopur® y HMG lepori®: Se trata de inyectables combinados, contienen LH urinaria y FSH urinaria, lo que significa que proviene de la purificación de orina en mujeres menopáusicas (tras la misma los niveles de FSH son muy elevados). Su presentación es en forma de inyectables.

 

  • Gonadotropina coriónica humana (hCG), coloquialmente conocida como “la beta”:

 

Dicha hormona se encarga de estimular la maduración del óvulo, así como de formar la placenta, por lo tanto su finalidad es aplicarse antes de la punción ovárica para desencadenar la ovulación, además de servir como prueba de embarazo, ya que su concentración varía a lo largo del mismo y nos puede indicar las semanas de gestación. También se encarga de impedir el rechazo inmunológico del embrión por parte de la madre en el primer periodo de gestación. Los fármacos con esta hormona son:

Ovitrelle®: se trata de una hCG recombinante, obtenida por ingeniería genética. Su presentación es en forma de pluma precargada.

En resumen:

Como ya comentamos en el post anterior, sus momentos de administración, y posibles combinaciones, dependerán del tipo de ciclos de estimulación ovárica empleados, de los cuales hablaremos más adelante.

 

Y recuerda:

 

GnRH

Y llegas a la consulta, con un caos y una incertidumbre desmesurada y te dicen: “le vamos a administrar Procrin®”, o “le vamos a inyectar Orgalutran®”, te dan un papel, con la receta médica de lo que tienes que recoger en la farmacia… tu cabeza no para de pensar, ¿Será efectivo? ¿Qué me van a administrar?… pues vamos a intentar dar algo de luz a esos momentos para poder saber que nos están administrando y porqué.

Para ello lo primero hablaremos de la hormona GnRH, hormona liberadora de gonadotropinas. Esta hormona es la encargada de liberar la FSH (hormona folículo estimulante) y la LH (hormona luteinizante) de vital importancia en el ciclo ovárico. La hormona FSH hará que el ovario consiga reclutar un folículo y llevarlo hasta su maduración; luego, por efecto de la LH este se romperá, con la consecuente ovulación. Para controlar la maduración, y correspondiente ovulación, evitando que esta, sea espontánea, se utilizan análogos y antagonistas de esta hormona.

-Análogos GnRH: Son sustancias con características similares a dicha hormona pero sin ser idénticas. Estos fármacos son administrados durante la fase de estimulación ovárica para conseguir frenar el ciclo normal y mantener a los ovarios en reposo, controlándose el número de folículos desarrollados en el momento de la ovulación. El objetivo de estos tratamientos es liberar inicialmente FSH y LH (conocido como flare up) por la acción de los agonistas unidos a los receptores y a continuación, por la administración continuada del fármaco se bloquearán los receptores, lo que se conoce como una desensibilización del mismo,  que dejarían de responder en el momento en que se libere de forma endógena la propia hormona GnRH propia en forma de pulsos, encontrando todos los receptores saturados y no pudiendo ejercer su acción; de esta forma queda inhibida la liberación de las gonadotropinas (LH y FSH), permitiendo controlar el momento que deseamos para la ovulación. Esto ocurre normalmente entre 5-10 días tras la primera administración. Pero el tratamiento es de al menos 1 mes, dependiendo de la respuesta de la persona.

Los fármacos incluidos en este grupo son:

  • Synarel: (Nafarelina): spray nasal.
  • Procrin (Acetato de leuprorelina): inyección subcutánea.
  • Decapeptyl (Triptorelina): inyección subcutánea o intramuscular.

-Antagonistas GnRH: estas moléculas tienen un efecto inhibitorio más rápido que los anteriores, una vez que se administran se unen a su receptor, inhibiéndolo directamente, por lo que dejan de liberarse FSH y LH, y por tanto se controla la ovulación. Al poseer una acción más rápida son necesarias menos dosis, permitiendo simplificar el proceso de estimulación ovárica. El tratamiento en este caso es de al menos 10-12 días, dependiendo de la respuesta de la persona.

Los fármacos incluidos en este grupo son:

  • Cetrotide (Acetato de Cetrorelix): inyección subcutánea.
  • Orgalutrán (Ganirelix): inyección subcutánea.

 

Los días de administración de ambos tipos de fármacos, dependerá de si se trata de ciclos cortos o largos de estimulación, de los cuales hablaremos más adelante.

“Estas embarazada, estas embarazada”

“Estas embarazada, estas embarazada”, repetía una y otra vez cuando el miedo le invadía, recordaba la frase de ese celador amistoso que le llevaba de la transferencia a la habitación.

Estas embarazada, todo va a salir bien, nunca pensó que algo tan bonito pudiese resultar ser un proceso tan horrible, había llegado a la betaespera sin saber cómo, y ahora que estaba inmersa en ella, el miedo le podía.

Seguir leyendo ““Estas embarazada, estas embarazada””

Y pasó el verano como pudo

Y pasó el verano como pudo, aguantando los efectos secundarios propios de una menopausia que le producía el Decapeptyl y llevando de una forma rigurosa la dieta que le había recomendado Li.

Contaba los días para que le llamaran del hospital, estaba convencida que después de tanto trabajo, esfuerzo y tesón, conseguiría su objetivo, seguía sin querer ver que, a veces, las cosas no salen como uno piensa.

Recuerda esa mañana de lunes en la que sonó el teléfono, en la pantalla del móvil, una centralita, su corazón empezó a latir a toda velocidad, seguro que era del hospital, la citaron para verla la semana siguiente, ¡por fin!, por fin ha llegado el momento…

Estaba sentada en la sala de espera con su marido, los dos nerviosos, se miraban y hacían bromas tontas para poder pasar el mal trago. Cierra los ojos mientras nos cuenta su historia, recuerda perfectamente esa sala, a la derecha el cuarto donde se desnuda, a la izquierda la zona del ecógrafo, y más adelante, separado por una mampara de cristal tupido, esa mesa donde a ella, casi nunca la daban buenas noticias.

Ese día todo era alegría, la doctora, muy contenta le explicó que volverían a intentarlo después del parón, esta vez, intentarían un protocolo corto, viendo los malos resultados que había ocasionado el tratamiento anterior, y ahora, seguramente, después de haber tenido a los ovarios en reposo durante casi 4 meses, la respuesta sería mayor, o por lo menos, eso esperaban todos.

Se le ponen los pelos de punta contando ese momento, y vemos como sus ojos se encharcan de lagrimas que intenta contener, ¿cómo algo que pasó hace tanto tiempo puede causar tanto dolor en una persona?, al ver como nos cuenta su historia, nos damos cuenta, que es casi imposible ponerse en la piel de un paciente que está pasando o ha pasado por estos momentos.

Tras unos minutos de silencio, sigue con su historia. Noches de pinchazos, salir corriendo del trabajo para llegar a la hora, heparina, menopur… ecografía control, no estas respondiendo como nos gustaría, vamos a subir la dosis de menopur, necesitarás otra caja, jeringuillas, pinchazos, miedo a la siguiente ecografía. Es horrible cuando estas tumbada y ves la cara de decepción del médico, te preguntas en que has fallado, que podrías haber hecho mejor… volvemos a subir dosis, y sumamos el orgalutran.

Tu cuerpo no está respondiendo, sabíamos que iba a ser difícil pero no tanto, solo hemos conseguido tres folículos y dos de ellos no tienen un tamaño suficiente, vamos a intentar la punción, pero no te prometo nada.

36 horas antes se inyectó el ovitrelle, llegaron pronto al hospital, vejiga llena, nervios, vamos con retraso, pero intenta aguantar… anestesia, despertó en una habitación, hemos conseguido solo un ovocito, veremos a ver que se puede hacer con el….

Nunca le dijeron que calidad tenía el embrión, ahora venía lo que nadie nos explica, la betaespera…

Estimulación ovárica

La estimulación ovárica o desarrollo folicular múltiple, es un procedimiento que consigue mediante la administración de fármacos, la obtención de un número elevado de folículos preovulatorios (10-15) para llevar a cabo técnicas de reproducción asistida.

La estimulación ovárica consiste en la administración de medicamentos de forma que, maduren más folículos, para así incrementar la tasa de éxito.

Seguir leyendo “Estimulación ovárica”

Consejos durante la estimulación ovárica

¿Dónde hay que ponerse las inyecciones?

La medicación para la estimulación ovárica podrás ponértela tu sola o con la ayuda de tu pareja u otra persona.

Se administra vía subcutánea en el abdomen, alrededor del ombligo. Lo primero que hay que hacer es un buen lavado de manos, posteriormente si la medicación se conserva en nevera, lo sacaremos para que vaya atemperándose. Seguidamente desinfectaremos la zona donde se va a poner la inyección con alcohol, pellizcaremos ligeramente la piel y se introducirá la jeringa con una inclinación aproximada de 45 grados. Para finalizar retiraremos la aguja de la piel y presionaremos la zona con una gasa.

¿Por qué debe seguirse un horario riguroso?

Es importante que las inyecciones se pongan cada 24 horas para conseguir que la concentración se mantenga constante en sangre y conseguir una buena respuesta al tratamiento, además así también se consigue evitar olvidos.

Es importante elegir la hora del día donde el paciente se encuentre más cómoda y pueda realizar el proceso con tranquilidad.

La inyección que más importancia tiene con el horario es la administración de la hCG (Ovitrelle®), puesto que es la que produce la ovulación entre las 36 y 40 horas tras su administración. La cita de la punción ovárica se programa en función a esto.

¿Qué es lo que produce la medicación en el cuerpo?

Con estos medicamentos lo que se pretende conseguir, es un número mayor de folículos maduros en un ciclo determinado y así aumentar la probabilidad de conseguir más embriones, incrementando de esta forma, la posibilidad futura de embarazo.

 

¿Qué efectos secundarios pueden aparecer?

En la zona donde se administre la medicación puede aparecer un pequeño hematoma, sangrado o enrojecimiento tras la inyección.

Además, muchas mujeres refieren cambios de humor propios del tratamiento hormonal, agudizados por el estrés derivado del propio proceso.

En un número pequeño de casos puede aparecer lo que se denomina síndrome de hiperestimulación ovárica, relacionado en algunos casos con la propia dosis administrada o de forma individual con dosis estándar determinadas por la paciente. Por todo esto se realiza un riguroso control de los niveles hormonales y de la anatomía de los ovarios mediante ecografía durante todo el proceso.