“Estas embarazada, estas embarazada”

“Estas embarazada, estas embarazada”, repetía una y otra vez cuando el miedo le invadía, recordaba la frase de ese celador amistoso que le llevaba de la transferencia a la habitación.

Estas embarazada, todo va a salir bien, nunca pensó que algo tan bonito pudiese resultar ser un proceso tan horrible, había llegado a la betaespera sin saber cómo, y ahora que estaba inmersa en ella, el miedo le podía.

Seguir leyendo ““Estas embarazada, estas embarazada””

Y pasó el verano como pudo

Y pasó el verano como pudo, aguantando los efectos secundarios propios de una menopausia que le producía el Decapeptyl y llevando de una forma rigurosa la dieta que le había recomendado Li.

Contaba los días para que le llamaran del hospital, estaba convencida que después de tanto trabajo, esfuerzo y tesón, conseguiría su objetivo, seguía sin querer ver que, a veces, las cosas no salen como uno piensa.

Recuerda esa mañana de lunes en la que sonó el teléfono, en la pantalla del móvil, una centralita, su corazón empezó a latir a toda velocidad, seguro que era del hospital, la citaron para verla la semana siguiente, ¡por fin!, por fin ha llegado el momento…

Estaba sentada en la sala de espera con su marido, los dos nerviosos, se miraban y hacían bromas tontas para poder pasar el mal trago. Cierra los ojos mientras nos cuenta su historia, recuerda perfectamente esa sala, a la derecha el cuarto donde se desnuda, a la izquierda la zona del ecógrafo, y más adelante, separado por una mampara de cristal tupido, esa mesa donde a ella, casi nunca la daban buenas noticias.

Ese día todo era alegría, la doctora, muy contenta le explicó que volverían a intentarlo después del parón, esta vez, intentarían un protocolo corto, viendo los malos resultados que había ocasionado el tratamiento anterior, y ahora, seguramente, después de haber tenido a los ovarios en reposo durante casi 4 meses, la respuesta sería mayor, o por lo menos, eso esperaban todos.

Se le ponen los pelos de punta contando ese momento, y vemos como sus ojos se encharcan de lagrimas que intenta contener, ¿cómo algo que pasó hace tanto tiempo puede causar tanto dolor en una persona?, al ver como nos cuenta su historia, nos damos cuenta, que es casi imposible ponerse en la piel de un paciente que está pasando o ha pasado por estos momentos.

Tras unos minutos de silencio, sigue con su historia. Noches de pinchazos, salir corriendo del trabajo para llegar a la hora, heparina, menopur… ecografía control, no estas respondiendo como nos gustaría, vamos a subir la dosis de menopur, necesitarás otra caja, jeringuillas, pinchazos, miedo a la siguiente ecografía. Es horrible cuando estas tumbada y ves la cara de decepción del médico, te preguntas en que has fallado, que podrías haber hecho mejor… volvemos a subir dosis, y sumamos el orgalutran.

Tu cuerpo no está respondiendo, sabíamos que iba a ser difícil pero no tanto, solo hemos conseguido tres folículos y dos de ellos no tienen un tamaño suficiente, vamos a intentar la punción, pero no te prometo nada.

36 horas antes se inyectó el ovitrelle, llegaron pronto al hospital, vejiga llena, nervios, vamos con retraso, pero intenta aguantar… anestesia, despertó en una habitación, hemos conseguido solo un ovocito, veremos a ver que se puede hacer con el….

Nunca le dijeron que calidad tenía el embrión, ahora venía lo que nadie nos explica, la betaespera…