Consejos durante la estimulación ovárica

¿Dónde hay que ponerse las inyecciones?

La medicación para la estimulación ovárica podrás ponértela tu sola o con la ayuda de tu pareja u otra persona.

Se administra vía subcutánea en el abdomen, alrededor del ombligo. Lo primero que hay que hacer es un buen lavado de manos, posteriormente si la medicación se conserva en nevera, lo sacaremos para que vaya atemperándose. Seguidamente desinfectaremos la zona donde se va a poner la inyección con alcohol, pellizcaremos ligeramente la piel y se introducirá la jeringa con una inclinación aproximada de 45 grados. Para finalizar retiraremos la aguja de la piel y presionaremos la zona con una gasa.

¿Por qué debe seguirse un horario riguroso?

Es importante que las inyecciones se pongan cada 24 horas para conseguir que la concentración se mantenga constante en sangre y conseguir una buena respuesta al tratamiento, además así también se consigue evitar olvidos.

Es importante elegir la hora del día donde el paciente se encuentre más cómoda y pueda realizar el proceso con tranquilidad.

La inyección que más importancia tiene con el horario es la administración de la hCG (Ovitrelle®), puesto que es la que produce la ovulación entre las 36 y 40 horas tras su administración. La cita de la punción ovárica se programa en función a esto.

¿Qué es lo que produce la medicación en el cuerpo?

Con estos medicamentos lo que se pretende conseguir, es un número mayor de folículos maduros en un ciclo determinado y así aumentar la probabilidad de conseguir más embriones, incrementando de esta forma, la posibilidad futura de embarazo.

 

¿Qué efectos secundarios pueden aparecer?

En la zona donde se administre la medicación puede aparecer un pequeño hematoma, sangrado o enrojecimiento tras la inyección.

Además, muchas mujeres refieren cambios de humor propios del tratamiento hormonal, agudizados por el estrés derivado del propio proceso.

En un número pequeño de casos puede aparecer lo que se denomina síndrome de hiperestimulación ovárica, relacionado en algunos casos con la propia dosis administrada o de forma individual con dosis estándar determinadas por la paciente. Por todo esto se realiza un riguroso control de los niveles hormonales y de la anatomía de los ovarios mediante ecografía durante todo el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *