Insuficiencia Ovárica Precoz

La insuficiencia ovárica precoz (IOP) consiste en el cese de la ovulación (amenorrea) en mujeres menores de 40 años. Presenta una incidencia del 1% en mujeres menores de 40 años y del 0,1% en menores de 30.

Las IOP  puede clasificarse en:

Esporádicas, es decir, la mujer puede recuperar su función ovárica tras el diagnóstico y dar lugar a un embarazo.

– Familiares en un 30% de los casos.

La etiología es multifactorial y en el 90% de los casos de origen desconocido. Algunas de las causas pueden ser:

  • Metabólicas: como la galactosemia, se cree que la causa de la IOP asociada a esta patología es la acumulación de galactosa y de sus subproductos tóxicos que generan daño directo al ovario. Otras patologías relacionadas son el déficit de 17 α-hidroxilasa.
  • Autoinmunes: están presentes en el 15-30% de los casos de IOP. Se ha encontrado IOP asociado a enfermedades autoinmunes como: diabetes mellitus, hipotiroidismo, hipoparatiroidismo, alopecia, anemia hemolítica, anemia perniciosa, artritis reumatoide, enfermedad de Crohn, síndrome de Sjögren, enfermedad de Addison, vitíligo, miastenia gravis, lupus eritematoso sistémico o hepatitis crónica activa.
  • Genéticas: la observación de casos familiares de IOP confirma la existencia de un origen genético. Algunas enfermedades relacionadas son el síndrome de Turner y el síndrome de X frágil.
  • Infecciones virales: el 3-5% de las pacientes con IOP han tenido antecedentes de parotiditis, infección por varicela o VIH. Los estudios indican que la infección o el tratamiento con los retrovirales causan empeoramiento de la función ovárica, de la fertilidad y, finalmente, insuficiencia ovárica prematura.
  • Iatrogénicas (quimioterapia, radioterapia). La quimioterapia y radioterapia son causantes de una buena parte de las IOP. Sus efectos dependen del tipo de fármaco, la dosis y el lugar de irradiación.
  • Ambientales: los metales pesados, plásticos, pesticidas, químicos industriales, el humo del cigarrillo se asocian con efectos negativos en la reproducción y falla ovárica.
  • Mecánicas (cirugías): pueden también causar IOP por afectación de la circulación ovárica o por inflamación.

Algunas de las causas que pueden explicar los mecanismos serían:

  • Disminución inicial del número de folículos.
  • Atresia folicular acelerada (retrasos en el crecimiento de los folículos ováricos y muerte).
  • Alteración en el proceso de maduración de los folículos.

 

La edad media de diagnóstico es de 33 años, aunque los síntomas pueden aparecer a partir de los 25 años. Para el diagnóstico se realizará una anamnesis con los antecedentes familiares, personales, ginecológicos y obstétricos (edad de la primera regla, regularidad de los ciclos, uso de anticonceptivos…), además de un examen físico, evaluación ginecológica y analítica de sangre.

Aunque no existen criterios diagnósticos unificados, la IOP se caracteriza por presentar:

  1. Ausencia de menstruación mayor a 3 meses.
  2. Niveles de hormona folículo estimulante (FSH)>40MmIU/ml. Niveles elevados de FSH indican una baja reserva ovárica.
  3. Niveles de estradiol<50pg/ml. Los valores de referencia se situán entre 27-161 pg/ml. Niveles muy aumentados pueden indicar baja reserva ovárica.

El examen analítico suele realizarse entre el tercer y quinto día tras la menstruación, porque en este momento las hormonas se encuentran en situación basal y pueden compararse con los valores de referencia.

Otros parámetros a medir:

  • Hormona luteinizante (LH): sus valores deben situarse entre 2 y 10 mUI/ml.
  • Prolactina: en mujeres no embarazadas los valores oscilan entre 0 y 20 ng/ml y en mujeres embarazadas van de 10 a 300 ng/ml.
  • Hormona antimulleriana (AMH): los valores normales oscilan entre 0,7-1 y 3,5 ng/ml. Un nivel de AMH por debajo de 0,7-1 ng/ml indica baja reserva ovárica.
  • Gonadotropina coriónica humana (β-hCG).

Pruebas adicionales:

  • Determinación del cariotipo. Los estudios genéticos pueden ayudar a identificar los diversos procesos subyacentes al envejecimiento ovárico y su variación y también pueden proporcionar herramientas para la predicción de la vida reproductiva.
  • Determinación de anticuerpos antiadrenales, autoinmunidad tiroides. Estos estudios nos permiten evaluar el diagnóstico y pronóstico de IOP de origen autoinmune.
  • Ecografía vaginal para observación de los folículos antrales. La ecografía vaginal es una de las mejores maneras de valorar la reserva ovárica. Se considera que de 10 a 20 folículos antrales es una reserva normal y, si hay menos de 10, una reserva baja.

Por otro lado, deben investigarse antecedentes familiares, cirugías ováricas previas, tratamiento farmacológico, enfermedades autoinmunes, genéticas…

La sintomatología está marcada por las deficiencias estrogénicas lo que produce síntomas similares a la perimenopausia como son:

  • Sudores nocturnos
  • Eritema facial
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Irritabilidad
  • Insomnio
  • Sequedad vaginal
  • Disminución de la líbido….

Las posibles complicaciones de la IOP son las relacionadas con el hipoestrogenismo à osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurológicas (trastornos cognitivos y demencia a largo plazo), enfermedades psicológicas (trastornos del carácter, trastornos del comportamiento alimentario, tendencia al aislamiento cambios bruscos de ánimo…) y la infertilidad.

IOP y fertilidad

La opción que consigue más tasas de embarazo en mujeres con IOP es la ovodonación, pero no debemos olvidar que en un 5-10% de los casos la IOP es transitoria y la ovulación podría reanudarse. Por lo que resulta interesante llevar unos buenos hábitos de vida, alimentación equilibrada (consumo adecuado de proteínas, vitaminas C, D y minerales como el zinc) incluso la toma de determinados complementos que permitan normalizar el ciclo menstrual para que se produzca ovulación, cuidar la reserva ovárica y potenciar la calidad de los ovocitos para incrementar así la posibilidad de embarazo.

Otra variable a considerar en pacientes que vayan a recibir quimio/radioterapia es la preservación de ovocitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *