Posibilidades después de un cáncer

Tras enfrentarnos a un cáncer, puede ser un camino difícil quedarse embarazada, pueden surgir cuestiones como, el posible empeoramiento del pronóstico del cáncer con la gestación, el tiempo de espera para quedar embarazada o consecuencias del cáncer y/o el tratamiento en el futuro, todas ellas pueden hacer que las parejas se planteen esta etapa tras la enfermedad, pero hay estudios realizados que apoyan la teoría de que hay posibilidad de un embarazo tras el cáncer.

Los tratamientos para esta enfermedad son muy diversos por lo que pronosticar la probabilidad del embarazo tras ello dependerá de varios factores:

Un ejemplo para entender la gran variabilidad interindividual sería en una radioterapia, una dosis elevada puede ocasionar menopausia definitiva en una mujer de 40 años, mientras que dosis más bajas pero con una edad superior a 40 años también puede ocasionarlo, por lo que la edad y la dosis de tratamiento son dos factores muy importantes de riesgo.

Generalmente tras el tratamiento del cáncer, las mujeres mantienen la menstruación después del él, pero es posible notar alteraciones como tener ciclos más largos o más cortos, cambios en la regularidad o en la abundancia de flujo menstrual. Pero también debemos saber que el daño gonadal puede aparecer por la instauración de una amenorrea (pérdida de menstruación) definitiva después del tratamiento oncológico, o puede producirse un daño sobre el ovario que ocasione un fallo ovárico oculto, continuando los ciclos menstruales durante un tiempo después de la finalización del tratamiento. Es decir, el hecho de continuar con ciclos regulares no significa que no se haya producido una lesión irreversible sobre el pool ovocitario de la mujer. Por ello es aconsejable medir parámetros analíticos tras el tratamiento para ver en qué estado nos encontramos.

Como norma general es aconsejable esperar un tiempo antes de intentar ser madres, entre seis meses y varios años, por posibles efectos adversos del tratamiento, recaídas o para  equilibrar el cuerpo y su sistema reproductivo. Como ejemplo en el cáncer de mama se recomienda retrasar la gestación 2-3 años tras el diagnóstico, y si se trata de un caso de estadio avanzado (estadio III) el tiempo debería ser de 5 años.

Haber recibido tratamiento oncológico no supone una mayor incidencia de complicaciones ni para la madre, ni para su hij@, incluso es posible amamantar al niñ@, aun en el caso de tener solo una mama tras cáncer de pecho, pero se debe tener en cuenta que si la mama ha sido radiada se generará menos leche que una mama sana, por lo que puede ser necesario complementar con leche de fórmula.

Es posible que tras someterse a quimioterapia o radioterapia, se tenga que mantener un tratamiento oral, en ese caso las mujeres deben ser evaluadas por un especialista, ya que en muchas ocasiones hay posibilidad de dejar el tratamiento durante un tiempo para poder ser madres. Un ejemplo sería el tratamiento oral con Tamoxifeno, tras 3 años de tratamiento oral con él (o al menos un mínimo de 18 meses), se puede tener un descanso de 2 años para un embarazo natural, y después continuar otros 7 años más con el tratamiento, pero siempre dependerá de cada caso. Es posible que la llegada del embarazo natural cueste, incuso que haya abortos, pero es algo que no solo pasa en personas con cáncer, sino también en las sanas, por lo que es de vital importancia intentar normalizar el embarazo después del cáncer, normalizar en definitiva, el cáncer.

Si tras varios intentos, o tras las analíticas correspondientes, se observara que no es posible un embarazo natural, entran a cobrar mayor importancia los tratamientos de preservación, gracias a los cuales aún habrá posibilidades de ser madres, pero siempre deben ser llevados y controlados por especialistas, ya que hay que estudiar cada caso de forma individualizada.

Cáncer y fertilidad

A pesar de que hay posibilidades de embarazo natural tras el cáncer, el número de mujeres embarazadas tras él es menor en comparativa con mujeres que han sufrido cáncer durante la adolescencia o edad joven (a mayor edad, mayor daño gonadal) y mucho mayor en las que no han padecido esta enfermedad. Por ello es importante y aconsejable una planificación previa con métodos de preservación de la fertilidad, por si el embarazo no se consiguiera de forma natural, y ser controlado y estudiado de forma individualizada por especialistas.

Un comentario en «Posibilidades después de un cáncer»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *