Seminograma

El análisis del semen es el primer paso para evaluar el potencial reproductivo masculino, siendo el examen diagnóstico mas importante y sencillo para iniciar el estudio de la fertilidad masculina. Este análisis se denomina seminograma, espermiograma o espermograma. En él se evaluarán dos tipos de características:

MACROSCÓPICAS:

Son las primeras en analizarse, obteniendo las características más básicas. Deben realizarse entre los 30 minutos y una hora tras la obtención de la muestra. Dentro de este apartado analizaremos:

  • Licuefacción: tras 30 minutos de reposo de la muestra de semen a temperatura ambiente, éste debe volverse menos compacto, si no ocurriese seria indicativo de alguna patología.

 

  • Volumen: se analiza la cantidad de semen expulsado durante la eyaculación. Según la OMS un volumen normal sería de mínimo 1.5mL. Si el volumen es menor se denomina HIPOSPERMIA y puede indicar valores de testosterona baja, y si no se eyacula semen, ASPERMIA, puede ser indicativo de diabetes o lesión medular.

 

  • Viscosidad: en este parámetro hay dos opciones, pipetear el semen y formarse pequeñas gotitas, considerado normal, o si tiene elevada viscosidad al pipetearlo pueden formarse pequeños hilos, que se deberán romper para permitir una libre circulación de los espermatozoides.

 

  • pH: según la OMS el pH adecuado debe estar entre 7.2 y 8.1, valores levemente básicos. Una variación en el pH puede indicarnos la presencia de una infección o alguna alteración en la producción del líquido seminal.

 

  • Apariencia, color y olor:

 

MICROSCÓPICAS:

A este nivel se evaluará:

  • Movilidad o motilidad espermática: en ella se analizará la capacidad de movimiento de los espermatozoides. Habrá varios tipos de movilidad:

Según la OMS, debe existir al menos un 40% de movilidad (del tipo que sea) en el total de la muestra, y al menos un 32% de movilidad progresiva de la misma.

 

  • Morfología: En este análisis se evalúa la forma de la cabeza, pieza media o cuello y cola del espermatozoide, para verificar cualquier anomalía. Según la OMS, al menos un 4% debe presentar una morfología normal para ser una muestra adecuada.

 

 

  • Vitalidad: Esta prueba se realiza mediante una tinción, para poder observar la cantidad de espermatozoides vivos. Se considera un parámetro relevante y que se aplica cuando se observan muchos espermatozoides inmóviles para verificar si están vivos o muertos. Según la OMS debe haber al menos un 58% de espermatozoides vivos.

 

  • Concentración de espermatozoides: Se considera el parámetro más importante de disfunción testicular, que permite medir la capacidad de los testículos para producir espermatozoides y posterior transporte hasta el exterior. Según la OMS la concentración debe ser de 15 millones por mL, y de 39 millones por mL totales eyaculados. Las tres complicaciones más básicas en este punto son:
      • Oligozoospermia u oligospermia (< 15 millones / mL).
      • Criptozoospermia (< 100.000 /mL).
      • Azoospermia (ningún espermatozoide).

 

  • Recuento de células diferentes a los espermatozoides: en una muestra pueden aparecer diferentes células, como leucocitos (si están elevados puede ser indicativo de infección) o células epiteliales por descamación de la piel.

 

¿Cómo tomar la muestra?

Se tomará mediante masturbación, sin coitus interruptus ni preservativos. Se debe guardar una abstinencia sexual de entre 2-4 días, y recoger la muestra en un vaso estéril. Se deberá mantener las máximas condiciones higiénicas para no alterar la muestra, intentando recolectar toda la cantidad de eyaculación. La toma de muestra se podrá realizar en la clínica, lo más aconsejado, o bien en casa, en este caso se mantendrá la misma a una temperatura de 36-37º (temperatura corporal), y se entregará en la clínica en un tiempo inferior a una hora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *